Niños de jardín St. Joseph interactúan cada vez más con animales

Niños de jardín St. Joseph interactúan cada vez más con animales

El vínculo afectivo entre animales y niños en el sala cuna/jardín St. Joseph crece y otorga buenos resultados dentro de los procesos de formación de valores de cuidado y autocuidado que le imparten el personal pedagógico de dicha institución, acciones que se sustentan en las forma de aprendizaje RIE (recrear, innovar, evangelizar).

Es por ello que para inculcar responsabilidades afectivas, los niños del St. Joseph comenzaron a albergar en sus casas durante los fines de semanas, parte de los animales domésticos que conforman la Granja Educativa inaugurada en dicho jardín.

Fue así como Benjamín fue el primero en llevar a su casa a los dos conejos que forman parte de la iniciativa formativa, actividad que fue acogida de buena manera por parte de los apoderados.

Según las declaraciones de Carolina Guzmán, directora del Jardín St. Joseph, de esta forma -y de manera didáctica- los educandos aprendan sobre el cuidado y autocuidado, asumiendo responsabilidades como la protección y alimentación de estos animales.

Y es que la inauguración en el jardín St. Joseph de una incipiente granja educativa enfatizó los elementos diferenciadores de este jardín/sala cuna con respecto al resto de las instituciones de su tipo en Región Metropolitana.

La llegada de varios animales domésticos de granja -entre los que sobresalían conejos y aves de corral- despertaron el interés de los pequeños citadinos que, para muchos de ellos, estos especímenes solo eran vistos mediante la tele y el internet.

Para Carolina Saavedra, directora de Fundación Cristox, este nuevo programa se suma a otros que ya se están implementando en la institución docente que ayuda a la formación de valores como la responsabilidad de los infantes.

Saavedra argumentó que la iniciativa se corresponde con las directrices de la novedosa forma de enseña RIE, la cual se sostiene sobre pilares como la recreación, la inclusión, la innovación y la evangelización.

La directora del jardín St. Joseph, Carolina Guzmán constató la buena acogida y efervescencia que generó entre los educandos la llegada de los animales que -desde ahora- harán su nuevo hogar en corrales bien dispuestos en uno de los espacios paralelos al parque de juegos de los infantes.

Guzmán comentó que de inmediato fueron muchos los que interactuaron con los conejos, a quienes cargaron y alimentaron, enseñándoles otros valores afines al cuidado de la naturaleza y el medio ambiente, entre otros.

De igual forma-y con la implementación de todas las medidas de seguridad correspondientes- se desarrolló una fiesta con temática zoológica en el patio de juegos del jardín, donde se llevó para la interacción con los niños un grupo diverso de animales que se convirtieron en el centro de atención de dicha fiesta.

Fue así como los niños del St. Joseph jugaron e interactuaron con animales tan exóticos como serpientes, iguanas y tortugas, entre otros reptiles, maniferos y aves.

Los niños -encantados por la atipicidad de estas actividades- mostraron un mayor apego y simpatía por los animales y este mundo totalmente desconocidos para citadinos, sedimentando en ellos un sentimiento ambientalista y de cuidado por la fauna muy importante.